Todas la recetas están indicadas para 4 personas, si alguna cambia, se pondrá en la misma. Cada receta es de su respectivo autor y dueño..... No todas.

Salsas

Salsa Mahonesa
 Ingredientes:
1 huevo
1 vaso de aceite
Vinagre o limón
Sal.

Preparación:
Elija un recipiente de batir con batidora que no sea demasiado alto. Lave el huevo bajo el grifo con abundante agua y séquelo muy bien con un paño (o papel) de cocina. Casque el huevo sobre el recipiente elegido, que deberá estar absolutamente seco. Vierta encima el aceite; introduzca el brazo de la batidora dentro del recipiente hasta tocar el fondo del recipiente y conecte la batidora , cuidando de no mover la batidora dentro del recipiente hasta quue la mahonesa esté completamente cuajada, pues corre el riesgo de que se estropee. La velocidad de la batidora al hacerla debe ser alta. Una vez bien cuajada la mahonesa, añada sal al gusto y una cucharada o dos de zumo de limón o de buen vinagre; vuelva a batir, moviendo ahora el brazo de la batidora dentro del recipiente para que se mezcle todo muy bien y rápidamente. Deje enfriar la salsa antes de servirla, y en ningún caso la conserve más de 24 horas en el frigorífico.

Salsa rosa
Ingredientes:
1 taza de mahonesa
3 cucharadas de ketchup
2 cucharadas de coñac.

Preparación:
Haga la mahonesa y añádele 3 cucharadas de ketchup y 2 de coñac, batiendo a continuación hasta conseguir que la mezcla sea perfecta y homogénea. Luego enfríe en el frigorífico un rato antes de servirla.


Salsa de gambas
Ingredientes:
20 gambas grandes (con sus cabezas y cáscaras)
160 mililitros de vino blanco
100 mililitros de leche
4 gramos de Maizena
Pimienta blanca
Aceite
Sal.

Preparación:
Pon en una cazuela un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, cuando esté caliente rehoga las carcasas y cabezas de las gambas salpimentadas al gusto. Cuando hayan desprendido gran parte de su esencia vierte el vino blanco y deja cocer a fuego reducido durante diez minutos.

Pasado este tiempo cuela el jugo resultante presionando las carcasas para extraer todo su sabor. Vierte el jugo en una sartén y llévala al fuego, temperatura media baja. Deja cocer 5-10 minutos, mientras tanto disuelve la Maizena en la leche y a continuación incorpórala al jugo de gambas, salpimenta al gusto.

Mueve la salsa con una cuchara de madera mientras espesa, a fuego lento. Una vez tenga la textura aterciopelada, homogénea y un poco espesa, retira la salsa de gambas del fuego y ya está lista para servir.

Pruébala primero, aunque en un principio puede resultar muy potente su sabor a gambas, se suaviza en combinación con los ingredientes que adereza. Basta con agregar una cucharadita al plato para disfrutar de su sabor, también es un ingrediente que puedes añadir a la salsa rosa, no obstante siempre puedes agregar agua o leche para hacerla más ligera.




Salsa Bearnesa
Ingredientes:
3 huevos
3 cucharadas de vinagre de vino blanco
3 cucharadas de caldo de carne
3 cucharadas de vino blanco
300 gr. de mantequilla
1 ramita de estragón
1 hoja de laurel
1 diente de ajo
Pimienta
1 puerro
Perejil
Sal.


Preparación:
En una cazuela al fuego pon el caldo, el vino, el vinagre, el laurel y el ajo, pelado y picado. Cuando empiece a calentarse, agrega el puerro picado, un poco de perejil picado y la mitad del estragón, también picado. Deja cocer todo junto a fuego vivo hasta que veas que el conjunto se ha reducido a 2-3 cucharadas. En ese momento, retira la cazuela del fuego y resérvala.


En una sartén aparte, funde la mantequilla, pero que no se dore. Sepárala del calor y resérvala. Cuela el caldo anterior y ponlo en una cazuela, al baño maría, junto con las yemas de los huevos. Estando la cazuela el baño maría, bate las yemas y sazona con sal y pimienta. Retíralo del fuego cuando empiece a estar espumosa, incorpórale la mantequilla derretida, un poco más de perejil picado y el resto del estragón picado. Mézclalo bien y deja enfriar antes de utilizarla.


Salsa holandesa
Ingredientes:
100 gr. de mantequilla
3 cucharadas soperas de vino blanco
2 cucharadas de zumo de limón
Pimienta blanca molida
2 huevos
Sal.

Preparación:
Calienta el vino blanco en un cazo y déjalo hervir hasta que reduzca a dos cucharadas, aproximadamente. Déjalo enfriar.
Aparte, pon una cazuela al baño maría, a fuego suave, cuando esté caliente, separa la cazuela superior del fuego y pon en ella las yemas de los huevos, bátelas añade el vino blanco, bate medio minuto más e incorpora 1/8 de la mantequilla, cortada en dados. Remueve bien hasta que la mantequilla se amalgame con el resto. Vuelve a colocar la cazuela al baño maría, remueve y retira del fuego cuando hayas obtenido una mezcla cremosa. Incorpora otro 1/8 de mantequilla y mézclalo muy bien con la salsa.
En un recipiente aparte, funde la mantequilla restante, deja enfriar, y añádela a la salsa muy lentamente. Sazona con sal y pimienta y finalmente incorpora el zumo de limón.
Se ha producido un error en este gadget.